Ruperto Chapí 53, Alcobendas (Madrid)

Injerto capilar en Madrid, ¿qué técnicas existen?

injerto capilar Madrid

Injerto capilar en Madrid, ¿qué técnicas existen?

El injerto capilar es, a día de hoy, el único tratamiento que permite recuperar el pelo ya perdido. Si bien existen tratamientos farmacológicos orales y tópicos, estos son solo preventivos que no permiten la regeneración del cabello.  Su principal objetivo es estabilizar la alopecia y en algunos casos se logra mejorar la calidad y el grosor del pelo.

La alopecia androgenética o calvicie es una patología que afecta cada vez más tanto a hombres como a mujeres en todo el mundo. Vivimos en una sociedad en la que la imagen juega un rol esencial para nuestra inserción, tanto personal como laboral.

La cirugía capilar está en pleno auge y ha experimentado numerosos avances que han permitido desarrollar tratamientos de trasplante capilar muy eficaces para luchar contra la alopecia. Dichos tratamientos son mínimamente invasivos y prácticamente indoloros para el paciente y si se realizan por un cirujano capilar cualificado y bien entrenado, se pueden conseguir resultados sorprendentes.

 

Las alopecias tienen diversos orígenes, pudiéndose clasificar en:

  • Primarias: se produce una destrucción intrínseca del folículo. La mayoría no son congénitas (no se presentan desde el nacimiento). Entonces, este tipo de alopecias aparecen a lo largo de la vida, si bien la mayoría están relacionadas con cierta predisposición genética (hormonal como en el caso de la alopecia androgenética o autoinmune como en la alopecia areata o las cicatriciales).
  • Secundarias: son consecuencia de una destrucción folicular por agentes externos.

Teniendo en cuenta el origen y la pérdida o no de la capacidad de recuperar el folículo piloso también se clasifican en cicatriciales o no cicatriciales.

A nuestro pesar, no todas son operables. El cirujano, durante la primera consulta, evaluará el tipo de alopecia del paciente y determinará la técnica que se adapte mejor.

 

TÉCNICAS DE INJERTO CAPILAR

 

Hay técnicas de trasplante capilar que no se practican tanto como antes, como es la técnica FUSS o de la tira, que consiste en extraer una tira de piel de entre 15 a 50 centímetros de largo y 1 a 1,5 cm de ancho para posteriormente dividir las unidades foliculares bajo microscopio e implantarlas.

Esta técnica tiene el inconveniente de dejar una cicatriz en el cuero cabelludo, por lo que el paciente estará limitado a la hora de cortarse el pelo ya que estéticamente puede suponer un estigma.

Técnica FUE (Follicular Unit Extraction)

 

La técnica FUE es la más revolucionaria en lo que a cirugía capilar se refiere. Consiste en extraer cada unidad folicular individualmente para luego ser implantadas una a una.

Estudio de la “zona donante”

 

El día de la operación, lo primero que se hace es rasurar al paciente, luego se delimita el área donante teniendo en cuenta los límites de zona segura y posteriormente se hacen las fotos con el dermatoscopio para poder calcular la capacidad donante total (TDC) del paciente.

 Las zonas estudiadas son: la occipital, temporal y parietal del cuero cabelludo. Para ello, el cirujano capilar se servirá de un tricoscopio, un instrumento que permite captar la imagen de una porción de cuero cabello de 1 centímetro cuadrado. Gracias a esta imagen, se pueden contabilizar la cantidad de unidades foliculares y cuántos pelos hay en cada una de ellas.

Injerto capilar
Estudio de la Zona Donante

 

Etapa de extracción

 

Primeramente, se administra anestesia local al paciente en el cuero cabelludo. De esta forma todo el proceso es totalmente indoloro y cómodo.

La extracción se realiza con un bisturí cilíndrico llamado “punch” que permite extraer la unidad folicular al completo, conteniendo la porción de músculo pilo-erector, la glándula sebácea y el folículo piloso.

Las unidades foliculares extraídas se conservan en solución fisiológica sobre una placa a baja temperatura para que estén en condiciones óptimas a la hora de implantarlas.

La extracción puede realizarse de forma manual como motorizada. En nuestro centro lo realizamos exclusivamente de manera manual. No existe una técnica mejor que otra. Lo que hay que tener en cuenta es la destreza del cirujano capilar para dominar una técnica u otra.

 

Injerto Capilar
Unidades foliculares en suero fisiológico

Etapa de diseño

 

Posteriormente realizamos el diseño del frontal. Mediante un láser y una regla se definen con una línea los límites desde donde se implantarán las unidades foliculares. Esta etapa es muy importante, ya que el frontal tiene que quedar lo más natural posible y en armonía con la anatomía del paciente.

 

Injerto capilar
Etapa de diseño del frontal

 

Etapa de implantación

 

 Por último, llegamos a la etapa que requiere más precisión y concentración: la implantación.

Este proceso se realiza con un instrumento llamado “implanter”. Esta herramienta permite hacer la incisión en la piel e introducir la unidad folicular en un solo paso.

En primer lugar, se abre el túnel en el que se va a introducir la unidad folicular con el ángulo, dirección y profundidad deseada. Seguidamente, se presiona la parte trasera del implanter y se introduce la unidad folicular.

Injerto capilar
«Implanter»

El uso del implanter, a diferencia de otros métodos, supone la presencia del cirujano capilar durante todo el proceso del trasplante capilar, desde que se implanta la primera unidad folicular hasta la última.

Hacia la segunda y tercera semana los pelos implantados se van cayendo, que suele ser normal. El crecimiento del cabello se aprecia a partir del cuarto mes. Sin embargo, los resultados definitivos se apreciarán a partir del año.

 

 Ventajas del injerto capilar por técnica FUE:

  • Proceso prácticamente indoloro y sin cicatrices evidentes
  • Resultados naturales y definitivos
  • Recuperación postoperatoria rápida y con mínimas molestias.
  • Las unidades foliculares pueden extraerse de cualquier parte del cuerpo si hay indicación.

 

Desafortunadamente no todas las alopecias son operables y se deben reunir una serie de requisitos para poder optar al injerto capilar:

  • La alopecia debe ser quirúrgica y estar estabilizada
  • El paciente debe tener una zona donante con calidad y capacidad suficiente para que el resultado del trasplante llegue a unos estándares de calidad.
  • Es recomendable comenzar a tomar finasteride al menos ocho meses antes de la cirugía capilar si así lo indica el cirujano.
  • Se deben tener expectativas reales de lo que se puede conseguir. Un claro diálogo con el cirujano es fundamental para establecer objetivos.
  • Debemos conocer el motivo (androgenismo, mala alimentación, estrés etc.) causante de la alopecia para frenarla, intentar conseguir lo máximo del tratamiento médico; siendo siempre el trasplante capilar la única opción para recuperar aquello que ya se ha perdido.

 

En resumen, si sufres de alopecia y esto te induce barreras psicológicas que te impiden llevar una vida normal, o si simplemente te apetece mejorar tu imagen, siempre tienes la opción de visitarnos para valorar tu caso de forma personalizada y proponerte el tratamiento de injerto capilar que mejor se adapte a tus necesidades.

En la clínica Ximena Vila apostamos por el respeto, la calidad y el compromiso. Nuestro principal objetivo es marcar un antes y un después en la vida de nuestros pacientes.